2 principales precursores de la criminalística

A lo largo de la historia han surgido diversas formas de abordar el estudio de la Criminología y de la Criminalística como ciencias que actúan en conjunto alrededor del delito.

La Criminología por su parte, aborda el estudio del delito a partir de sus diferentes factores, conductas desviadas, el delincuente y su víctima. La Criminalística entra a respaldar la labor de la criminología e intenta demostrar que hubo delito, determinar sus autores y la participación de éstos, a través del uso de un conjunto de procedimientos, técnicas y conocimientos científicos, que hacen recrear los hechos acontecidos.

En cuanto a la identificación de los autores del delito y la implementación de sistemas antropométricos, Alphonse Bertillon y Juan Vucetich hicieron grandes aportes representativos históricamente en el campo de la Criminalística como precursores de la misma.

¿Quién era Alphonse Certillon?

Alphonse Bertillon nació en Paris en 1853, perteneció al grupo policivo de dicho estado y brindó un gran aporte al desarrollar un Sistema Antropométrico.

Su sistema de identificación y clasificación de criminales «bertillonaje», el cual fue rechazado inicialmente por sus superiores, pero posteriormente se probó durante tres meses y a partir de 1882, la policía parisina lo incluyó en sus métodos y posteriormente otros países.

El sistema de Bertillon partía de la base de que los huesos de las personas adultas no cambian, y que son diferentes en cada individuo; una vez registradas las medidas del preso, era fácil su clasificación e identificación a partir de mediciones corporales que, acompañadas de la reseña fotográfica y el retrato hablado, servirían para filiar a un individuo con su identidad y reseñarlos.

Se tenían en cuenta medidas de altura, estiramiento, busto, longitud de la cabeza, anchura de la cabeza, longitud del oído derecho, longitud del pie izquierdo, longitud del dedo medio izquierdo, longitud del codo izquierdo, anchura de mejillas.

La ficha identificativa del detenido la constituían además con la reseña fotográfica compuesta por una fotografía frontal y otra del perfil derecho del delincuente y con el retrato hablado que se centraba en las marcas peculiares que el criminal pudiera tener, tales como tatuajes, lunares, manchas de nacimiento, amputaciones, etcétera.

Aunque este sistema resultó determinante en la identificación de los criminales, su fiabilidad no era absoluta, pues estaba sujeta a errores humanos. Un ejemplo de esto fue en Estados Unidos en 1903 cuando al ingresar Will West se le confundió con otro preso casi idéntico.

El sistema de huellas dactilares posteriormente permitió comprobar que se trababa de dos sujetos diferentes. Este caso fue muy significativo por cuanto desestabilizó la implementación del sistema de Bertillon y marco el crecimiento en la implementación de la dactiloscopia como forma de identificar e individualizar delincuentes.

¿Quién fue Juan Vucetich?

Por su parte, Juan Vucetich nació el 20 de julio de 1858 en Croacia y posteriormente se incorpora a la policía del estado de Buenos Aires, Argentina.

Vucetich adoptó las impresiones digitales y creó el sistema de clasificación de los dibujos digitales que ya habían sido descubiertos al comprender que no existen dos individuos que tengan dibujos similares en las yemas de los dedos, pero que ningún otro estudioso había logrado implementar universalmente para individualizar a las personas.

En 1896 reduce las 101 formas de huellas a las cuatro que conocemos actualmente: arco, presilla interna, presilla externa y verticilo.

En 1901 presentó su tesis «Nuevo Sistema de Identificación Dactiloscópico» en el Congreso Científico Latinoamericano celebrado en Montevideo y fue quien posteriormente participó en la Conferencia Internacional de Policía, en Buenos Aires en donde propuso la creación de la Cédula de Identidad personal.

Tanto Bertillon como Vucetich fueron criminalistas que contribuyeron al desarrollo de un método que sirviera al aparato policial e investigativo para reseñar e individualizar a los delincuentes o sospechoso.

El sistema de Bertillon aunque resulta novedoso no tiene gran acogida por cuanto es inexacto y poco confiable pues solo aplica para personas que han alcanzado su completo desarrollo, no es aplicable a menores, las medidas se modifican con la vejez, no puede aplicarse a mujeres, es costoso, no se aplica a cadáveres, entre otros aspectos.

Posteriormente, Vucetich implementa un sistema más efectivo por cuanto no genera confusiones en la identificación dactilar; es exacto, se aplica a niños, mujeres y hombres totalmente desarrollados, puede aplicarse en cadáveres y no implica altos costos para implementarlo.

La dactiloscopia constituye el método de individualización por excelencia y actualmente ha sido acogido y perfeccionado por diversos países.

Suscríbase gratis
I agree to have my personal information transfered to MailChimp ( more information )
Suscríbase a nuestras noticias y reciba todos los artículos y noticias jurídicas de su interés, en su correo sin costo alguno.
No generamos spam. Su dirección de correo electrónico, estará protegida por nuestra política de protección de datos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.