Saltar al contenido
Derecho Colombiano

¿Por qué autenticar documentos, contratos, títulos valores y otros?

Si bien, no es un requisito indispensable autenticar un documento, contrato o título valor para que las obligaciones y compromisos que allí se encuentran tengan validez jurídica, si es recomendable hacerlo, pues brindará seguridad al mismo.

Autenticar el reconocimiento de firmas

Según el Artículo 73 del Decreto 960 de 1970 o Estatuto de Notariado, la autenticación de un contrato, es entendida como el reconocimiento de la firma que se hace ante un notario público.

«El Notario podrá dar testimonio escrito de que la firma puesta en un documento corresponde a la de la persona que la haya registrado ante él, previa confrontación de las dos. También podrá dar testimonio de que las firmas fueron puestas en su presencia, estableciendo la identidad de los firmantes.»

Estatuto de Notariado. Artículo 73.

Objetivo del reconocimiento de la firma

Así pues, el reconocimiento de firma tiene como objetivo principal, que se acredite la plena autenticidad del documento y así mismo, de la firma de quienes lo suscriben.

De igual manera, da al documento una fecha cierta de suscripción o firmas.

Ahora bien, tal como hablamos en una ocasión pasada en la que se explicó que es bueno poner la huella en documentos firmados, éste hecho da seguridad jurídica al documento, pues es bien sabido que en muchas ocasiones, hay personas que niegan haber puesto su firma allí.

Así pues, cuando se han autenticado las firmas, difícilmente se podrá negar la misma o afirmar la falsificación de ésta ante un litigio.

De ésta forma, te recomendamos leer también, el artículo destinado a definir qué es un documento auténtico y sus características.

¿Qué pasa si no se autentican las firmas?

Con base en lo anterior, se tiene que si no se han autenticado las rubricas por ejemplo de un contrato, alguna de las partes puede alegar la falsificación de su firma, lo cual requerirá de un proceso adicional para probar o refutar tal afirmación.

Ésto trae consigo entonces, que el proceso de resolución de un contrato, sea mucho más largo y complicado.

En conclusión, la autenticación de un contrato, título valor u otros documentos, sea realiza principalmente para efectos probatorios, de modo tal que se evite luego, el tache de una firma falsa y así mismo, un proceso jurídico mucho más extenso y agotador.